martes, 20 de septiembre de 2011

Promesas Incumplidas. Capítulo 8.

Capítulo 8.

Buenos días princesa. POV Xavier.

Había visto las 4 de la mañana en mi reloj antes de poder dormirme. No podía dejar de pensar en Allison. La tenía apenas unos metros de mí, durmiendo plácidamente o inquieta como yo, ¿quién sabe? Solo quería estar con ella. Volver a abrazarla, a besarla. Ver cómo sonreía y se le encendían las mejillas. Mañana volvería a verla. Con ese pensamiento conseguí dormirme.
-¡Xav! Despierta muchacho.-La voz de mi padre me sacó de mis sueños. Medio grogui, bajé las escaleras con lo primero que cogí, unas bermudas, ni me molesté en ponerme una camiseta. Mi madre volvía a estar en la cocina con sus quehaceres. No tenía mucha hambre así que no tomé nada para desayunar. Supuse que luego cuando me sonara el estómago me arrepentiría pero bueno. Salí fuera de casa. Hacía un día increíble.
El sol estaba más grande que nunca. El pequeño lago estaba habitado por nuevos inquilinos. Unos patos nadaban despreocupados por él. Algunas niñas jugaban a la comba cerca de sus casas mientras varios pájaros cantaban en las ramas cercanas de un árbol.
-¡Xavier!-Mi padre volvió a llamarme algo más sofocado. Me di la vuelta y le vi con una chica. Llevaba el pelo suelto formándole unas ondas que le caían sobre los hombros. Sus ojos color miel, centelleaban y sonreía sin abrir apenas la boca. Mi padre se marchó dentro dándome una palmadita en el hombro y me quedé con la chica a solas.
-Tú debes de ser Xavier, ¿no?-Dijo. Pude ver que llevaba aparatos, pero tenía una sonrisa preciosa.
-Sí. Soy Lucy. La amiga de Allison.-Extendió la mano  y yo se la estreché.
-Ah sí, me ha hablado mucho de ti.-Recordé cuando nos escapamos al pueblo. Estuvimos hablando de muchas cosas, entre ellas recuerdo el nombre de Lucy.
Se quedó un rato mirándome fijamente. Me empecé a poner nervioso. Parecía simpática y todo eso, pero aquella mirada me aterraba.
-Uf, no sabes cuánto me alegro que Alli cortara con Sam.-Dijo por fin con un suspiro. Asentí pensando que ahora estaba conmigo y una sonrisa volvió a asomar en mi cara.-Menos mal que ha elegido bien esta vez. Pareces simpatiquillo.
-Gracias, yo…¿cómo sabes qué Allison y yo?-Confundido le pregunté.
-Me lo ha contado bajo amenaza de muerte jajaja.-Me dijo riéndose.-No te preocupes, no lo diré por ahí, ¿eh? Soy buena guardando secretos.
-Puedes decírselo a quien quieras, no es ningún secreto.-Le dije tranquilo.
-Definitivamente, ha elegido bien.-Sentenció.

POV Allison.

¿Pero dónde se metía esta chica? Eran ya pasadas las 12 y media y no aparecía por ningún sitio. No sabía si llamarla a su móvil, porque casi nunca lo tenía encendido. Me tumbé en la cama y encendí mi Ipod. Los cascos ocuparon su lugar habitual y la música empezó a sonar. Sin darme cuenta, me quedé dormida. Unas risas provenientes de fuera me despertaron. Mi Ipod había “muerto”
-Maldita batería.-Saqué el cargador y lo enchufé rápidamente.
Las 13:26. Bajé las escaleras. Mi casa estaba sumida en un silencio sepulcral. Como Lucy no aparecía, decidí salir a que me diera el aire. Apenas hube cruzado el porche, unos brazos me rodearon. Supuse que sería Lucy pero, no fue así. Xavier. Una sonrisa asomó en mi cara cuando giré sobre mí y le vi allí. Estaba guapísimo como siempre.
-Buenos días princesa.
-Buenos días tonto.-Me reí y me dio un pequeño beso en la mejilla.
-Ejem, ¿y yo qué?
-¡Lucy! ¿Dónde estabas? Estuve esperándote un buen rato arriba.
-Estuve aquí con tu novio Xav. Nos llevamos bastante bien.-Xavier asintió y le dio un pequeño coscorrón a Lucy en la cabeza.  ¿Novio? ¿Por qué me sorprendo? Es lo que somos, ¿no? Bueno, no lo hemos hablado ni nada pero…de pronto un lío se formó en mi cabeza.
-Allison, ¿te pasa algo?-Xavier se acercó y me miró preocupado.
-No, no. Es que acabo de despertarme, me quedé dormida. Es solo eso.
-Dormilona.-Se sentó al lado de Lucy y me tendió la mano para que hiciera lo mismo. Se la di y me llevó hasta sus piernas. Volvió a rodearme con sus brazos y apoyó su cabeza junto a la mía. Aproveché cada instante con él. No tenía por qué tener dudas. Los dos sentíamos lo mismo, saltaba a la vista.
Cuando quisimos darnos cuenta, ya se había pasado la hora de comer. Xavier se despidió y fue a almorzar a su casa, mientras Lucy y yo íbamos a la mía. Ya que mi padre no estaban, para variar. Hicimos las dos la comida. Una ensalada nos sentaría bien. Mientras comíamos en la mesa del salón, Lucy me miraba de forma rara.
-¿Tengo lechuga en la cara o qué?-Bromeé.
-Es que no sé, te he notado algo rara antes con Xavier, al menos cuando saliste de casa y eso.-Dijo mientras se metía un trozo de la ensalada en la boca.
-Ha sido una tontería. Ya sabes de mis prontos.-Le quité importancia.
-Pues cuéntame que te quita el apetito con ese bombón nena.-Se rió.
-Nada, solo que se me pasó por la cabeza que, bueno…que no sabía dónde estaba con Xavier. A ver, no en el sentido literal. ¿Entiendes?
-Que no te ha dicho oficialmente de salir vamos.-Lo tradujo.
-Exacto pero, ya lo he olvidado. Sé que le gusto.-Dije segura.
-No hay más que verlo chica suertuda.
Terminamos de almorzar. Limpiamos y recogimos todo para que cuando volvieran mis padres no tuvieran queja alguna. Subimos a mi habitación y recordé que había dejado la mochila en el armario. “La cámara” Lucy se acomodó en mi cama como solía hacer y se puso a ojear algunas revistas de moda que tenía desperdigadas por mi mesa. Encendí mi ordenador portátil y conecté la cámara. Las fotos no tardaron mucho en pasarse. Las ojeé. Había una de una flor que me gustaba bastante y la de una telaraña que había entre unas rocas. Seguí pasando y me encontré con la foto que le hice a Xavier.
-Dios mío.-Suspiré. Realmente es guapísimo este chico. Sus ojos se veían atentos al paisaje, y una sonrisa iluminaba su rostro.
-¡La madre! ¿Por qué yo no tengo novios así de guapos?-Bufó Lucy a apenas unos centímetros de mi oreja mientras observaba la foto con atención.
Pasé a la siguiente y vi la foto que nos habíamos hecho los dos. Me gustaba, me gustaba mucho. Me entraron unas ganas horribles de que fuera ya por la noche para verle. Lucy carraspeó y la vi hacer un gesto como de que se me caía la baba. Ambas reímos y volvió a su “trono” a leer. Mientras, pulsé el botón derecho e hice click.
“Fondo de pantalla guardado”.

12 comentarios:

Madame Garburn dijo...

Oisssssssssh es precioso!! Me encanta me encanta me encanta !! =)

Marta. dijo...

gracias gracias y muchas gracias por pasarte siempre :) besazos ♥

Marinita dijo...

ayyy que monooos!
si es que todos los principios son preciosoos!
te espero a ti tambien por mi blog!
ya sabes que soy muy seguidora de esta historiaaa! jaja gracias por avisarme! unbbso!

Marta. dijo...

jajaja gracias guapi :) ^^ besazos!

Lady Sparksfly dijo...

SIGUIENTE!

Marta. dijo...

jajaja gracias!

Suh ♥ dijo...

aaaa H E R M O S O! *.* ojala
Xavier ya se lo pida en forma oficial es algo super importante eso o.o que tierna lo guardo como fondo de pantalla! *.-

Marta. dijo...

hehehehe gracias suh :)) besitos!

TamiCn♥ dijo...

Tengo unas ganas de que Xavi le pida salir ya :/ Seguro que lo hará pronto...
Un besito Marta :)

Marta. dijo...

gracias tami^^ hehehe ya veremos! besitos ♥

Nel dijo...

genial!!!!

Marta. dijo...

thank you nel^^ besitos!